Ermita de San Roque

 

Construida a finales del siglo XVIII con las limosnas de los vecinos ante el fin de una “epidemia de calenturas malignas” después de invocar a San Roque.

De planta en forma de cruz latina, sobre el cruce de las naves se encuentra la cúpula sobre pechinas, coronada por una linterna de ladrillos macizos de una gran perfección que sirve para dar luz al crucero.

La fachada principal tiene forma trapezoidal con el fin de ocultar los contrafuertes laterales, rematada con una espadaña ( soporte de obra donde se colocan las campanas ), elemento que distingue a las iglesias parroquiales ( con campanario) de las ermitas y conventos ( con espadaña).

El 30 de diciembre de 1736 San Roque fue declarado Patrono de la localidad y se instauró su fiesta el 16 de agosto de cada año. Fué bendecida el 20 de agosto de 1775.

Reformada a finales de la Guerra Civil Española en 1939 y restaurada en 1983